sábado, 12 de marzo de 2011

Dijo: -No, yo no escribo - Y la cara se le tintó del rojo de la vergüenza-.

Vino de un mundo donde la diferencia era una virtud a otro donde todo el mundo hace las mismas cosas y es malo creerse bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada